Rituales para sellar el amor

Las bodas están llenas de simbolismos, desde el vestido de la novia, hasta la decoración del pastel de boda. Todas las parejas desean que su celebración sea única y especial y una manera de darle un toque personal puede ser haciendo un ritual que selle vuestro amor de una manera más íntima y mágica.

Estos ritos son acciones simbólicas, representaciones del amor y de la voluntad que enlaza una pareja. Pueden acompañar una ceremonia civil, o incluso a la religiosa, si la creencia de la pareja no se opone.

Cada pareja tiene sus símbolos, su lenguaje, su estilo… Por ello, quizás te sientas identificado con algunos de estos rituales y quieras incluirlos para personalizar tu boda.

Rito de la luz

Para este rito se necesitan 3 velas: dos pequeñas que sostendrán los novios, que representan sus vidas individuales y una grande que estará colocada entre ambos. La manera más común es encender las velas pequeñas y usar sus llamas para prender la vela grande juntos. Este rito simboliza la llama del amor eterno y el inicio de su nueva vida en común.


Rito de la Arena

Probablemente uno de los más conocidos y que tiene su origen en las antiguas bodas hawaianas celebradas en la playa. Los novios usaban la arena procedente de sus lugares de origen y las mezclaban como símbolo de amor eterno, imposible de separarse.


Se trata de una ceremonia muy sencilla que consta de tres frascos de cristal, de los cuales dos contienen arena de diferentes colores. Los novios la vierten en un recipiente mayor de forma que los finos granos de arena se mezclen y no podrán volver a separarse, del mismo modo que lo harán los cónyuges.




Ceremonia del vino

Es ideal para los amantes del vino. Cada novio porta con un decantador: uno con vino tinto y otro con vino blanco, los preferidos de los cónyuges. Al igual que el rito de la arena, ambos se vierten en un recipiente de mayor tamaño, de forma que acoge la mezcla de ambos. A continuación, el oficiante les sirve una copa para que degusten su propia mezcla.