"Amor es solo una palabra, hasta que llega alguien para darle sentido"


Fue la frase que dijo Mario en plena ceremonia a sus padres y que nos dejo a todos con los pelos de punta.



Y es que el pequeño fue el padrino de su madre y Sofía que parecía una princesita aquel día la madrina de su padre.





Fue un momento mágico y lleno de ternura que salió como nos lo esperábamos, de cine.


Nos desplazamos hasta Iniesta, donde se encuentra la Finca Carril Cruzado, una bodega restaurada llena de viñedos a su alrededor.

En la ceremonia pusimos un córner de arroz y pétalos naturales además de un cartel de bienvenidos. También acomodamos a los lados de la entrada dos estructuras doradas llenas de flores naturales que indicaban la entrada a la novia. En cada fila de sillas pusimos unos jarrones de cristal con paniculata blanca y azul, llenos de agua que nos refrescaban con solo mirarlos, la idea era crear un "pasillo" por el que pasarian los novios. Para simular el altar creamos un arco dividido de salix, rosa blanca, gérbera y paniculata con dos maceteros enormes a los lados.








En el banquete quisimos resaltar la mesa de los novios ¿Cómo lo hicimos? Fácil, usando el mismo tipo de flores que pusimos en la ceremonia. A sus espaldas un gran arco circular dorado decorado con rosas blancas, gérbera, paniculata y eucalipto... a los laterales.






Lo que no se esperaba Sofía era la pedazo de mesa dulce que montamos, pues ese día también era su cumpleaños. Los descendientes su película favorita así que nos pusimos manos a la obra y ¡buala! nos encanto el resultado. Para Mario también pusimos algunos detalles futboleros, pues le encanta.




Las invitadas aquel día acertaron de lleno con sus looks de primavera-verano. Pero me llamo la atención la gran acogida que tubo el fucsia en esta boda.






Los regalos para los invitados fueron de los más bonitos y originales y lo mejor de todo... prácticos que era lo que nos pedía Mónica que fuesen. Para ellas una vela perfumada con una cúpula de cristal, y para ellos una jarra de cerveza.





¿Qué os parece?


¡A mí me encantaron, sobre todo el olor de las velas!



Mónica, me recordó mucho a esa frase que dice... ¡ Menos es más!

Llevando un precioso vestido con piezas en encaje de Rosa Clará y unas cuñas de Calzados Rivera. Bajando del coche deslumbrante y cautivando absolutamente todas las miradas.


¡Estabas preciosa!

























Para Victoria Eventos es un honor haber formado parte vuestra boda. Tan singular y bonita.

Jose y Mónica os queremos dar las gracias por confiar en nosotros desde el primer momento.


Que seáis siempre tan felices como lo fuisteis aquel 19 de junio de 2021.


¡Os queremos!


108 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo