¡Bibidi Babidi Bu!

"Una vida sin amor, no es una vida en absoluto"

Antonio y María unieron sus vidas el pasado 15 de mayo en la catedral de San Juan de Albacete, y nosotros pudimos ser participes de uno de los días más bonitos de sus vidas...




A veces los sueños pueden hacerse realidad y ellos dos lo comprobaron aquel día... María se convirtió en la Cenicienta que tanto había soñado ser. ¡Todos nos quedamos boquiabiertos cuando bajo de una preciosa carroza blanca de caballos con forma de calabaza! Parecía Cenicienta, además llevaba unos zapatos azules que imitaban a la perfección a los de la princesa.

Y mientras tanto... Antonio la esperaba en la Iglesia con los nervios a flor de piel.





















En la entrada a la Catedral decoramos un espacio muy acogedor que indicaba a la novia por donde debía pasar. Nos encargamos de toda la decoración floral de la ceremonia, colocando en la entrada del pasillo un gran arco de "falsa pimienta" por el que debían pasar y en los bancos colocamos unos ramilletes de preciosas hortensias blancas.