¿Invertir más en la boda o en la luna de miel?

Durante la planeación de tu boda deberás tomar algunas de las decisiones más difíciles de tu vida (o al menos, así lo sentirás). Se podría decir que la primera a la que te debes enfrentar es la peor, pero también  una de las más importantes... ¿Tendrás una gran boda, con 100 invitados cada uno, fotógrafo profesional, catering, banda en vivo, dj, gran vestido y todo lo que has soñado de tu gran día? o ¿prefieres invertir más en un viaje romántico como recién casados a alguna playa secreta, un crucero por el Mediterráneo o explorar los rincones de África? 

Sabemos que el solo pensarlo te provoca estrés y nervios, pero tómalo con calma. No hay reglas que seguir y cada planteamiento tiene sus beneficios y sus riesgos. Tómate tu tiempo para tomar la decisión y mientras tanto, considera estos pros y contras de invertir más en la boda o en la luna de miel. 



Boda

La boda es uno de los sueños más grandes de toda mujer desde que es una niña. Es una ilusión que se va amoldando a tu personalidad y que va evolucionando mientras creces. Es comprensible que una vez que encuentres al amor de tu vida quieras compartir con él una experiencia única e íntima. Una boda, significa unir su amor con algo más que el cariño que se tienen, es tomar un paso más hacia el compromiso mutuo.  

Para tener la boda de tus sueños no puede faltar el vestido ideal; seguramente este vestido también lo has dibujado, borrado y vuelto a pintar en tu cabeza desde pequeña, por lo que por fin mandarlo a hacer o salir a buscarlo a las calles y usarlo en tu boda será un recuerdo que jamás olvidarás. Además, es el pretexto perfecto para pedirles a tus mejores amigas que vivan todo este proceso a tu lado y tener su apoyo a todas horas como tus damas de honor. Les encantará ayudarte con la planeación y tener un lugar más especial en tu boda que el resto de los invitados.

Tu enlace es un momento muy especial que compartirás con tu familia y amigos más cercanos. No hay mejor forma de celebrar tu boda que con buena música, buena comida y gente que los quiere. Todos tendrán recuerdos inolvidables de lo bien que la pasaron y no olvides todas las fotos y videos que quedarán para la posteridad. 

Tu boda es una experiencia única que sólo tú y tu pareja vivirán de esa manera y es la única oportunidad para hacerlo. Es uno de esos eventos en los que vale la pena invertir por lo que significa, por lo bien que la van a pasar y por las memorias que compartirán con todos los asistentes. Unir tu vida con la de tu pareja en la ceremonia, tener a todos tus seres queridos en un mismo lugar por ti,  bailar toda la noche y convertirte en la esposa del amor de tu vida.

Siempre van a poder viajar, sólo es cosa de ahorrar, organizar e irse. En cambio, casarse no es algo que se hace cada año; la luna de miel pueden posponerla o aprovechar un verano para darse una escapada romántica a alguno de sus destinos soñados.