Más allá del arroz


Estamos seguras que estos días habréis visto en redes sociales y medios de comunicación la boda gallega que se ha hecho viral a causa de la salida de los contrayentes de la Iglesia, ya que, fuera del templo les esperaba una cosechadora (suponemos que de amigos) para lanzarles confeti a base de periódicos y trigo triturado.


A ver, como broma está bien, pero… ¿realmente quieres que el día de tu boda, te lancen desde una cosechadora “algo” que si no sabes lo que es parece petróleo en crudo? ¿Tú lo ves?, Nosotras tampoco.


Bien, la tirada del arroz, se trata de una antigua tradición, en la que habitualmente se tira arroz a los novios después de casarse. Este acto simbólico se realiza con la finalidad de desear fertilidad, abundancia y prosperidad a la pareja. Su origen no es del todo conocido, aunque se cree que podría tratarse de una tradición que procede de la antigua roma, en la que se tiraban semillas de trigo a la pareja y que con el tiempo, se ha ido cambiando por el arroz.




También es cierto que últimamente esto se ha ido quedando atrás, bien porque en la mayoría de iglesias, fincas, o terrenos lo están prohibiendo debido a la dificultad para luego limpiar el lugar; bien porque la generación millenial somos diferentes, originales o demasiado modernos y el arroz se ha quedado demodé. Por ello buscamos diferentes alternativas, aunque en nuestro caso no tan radicales como cosechadoras venteando “basura divertida”.


Ahora bien, en estos días que vivimos creemos que todos debemos estar concienciados con el medio ambiente y si no es así… ¡mal hecho! Por ello, lo de lanzar confeti, se nos tiene que ir quitando de la cabeza (a no ser, que lo compres biodegradable) ya que, ese confeti queda diseminado por el entorno dejándolo todo lleno de plásticos o papeles de colores que tardarán años en desaparecer, sobretodo el de los cañones esos de plástico. Además, estos tubos de confeti, asustan al personal y a los perretes cuando explotan, de manchar en muchas ocasiones y son bastante irritantes, ya que se pegan a la piel, irritándola e incluso llegando a decolorarse sobre ella.


Por todo ello, vamos a daros más opciones que quedarán preciosas, a la moda y sobre todo eco-friendly en este post.


Pétalos: en los últimos años, los pétalos han ido sustituyendo al arroz por ser mucho más delicados, caer de forma más lenta y menos molesta y, en especial, por lucir mucho mejor en las fotos. Además, los pétalos guardan un significado oculto dentro de la simbología de la boda: representan la purificación de la unión de la pareja. ¡Ideales si sois unos novios románticos! Eso sí, ni se os ocurra comprarlos de plástico porque tendríamos el mismo problema que mencionamos arriba.